Los pájaros de mi cabeza

Nacer en un pueblo puede que haya sido una de las razones por las que mi cuerpo siempre acaba pidiendo, incluso en modo auxilio, el contacto con la naturaleza. O puede que no. Mi madre nació en el mismo pueblo y le encanta la ciudad. De pequeña me tuve que mudar a la metrópolis.